¿Cuáles son los Mejores Seguros de Hogar en 2020?

En todo momento cabe detallar en qué consiste o para qué sirve un seguro de hogar. Un seguro para el hogar ofrece protección financiera tanto para el titular como para sus integrantes en caso de que suceda algún imprevisto o desastre. Además, puedes asegurar los bienes que tengas de la vivienda. 

Dentro del seguro de vivienda es posible escoger varias coberturas, teniendo la posibilidad de contratar más opciones que nos pueden ayudar a disponer de una mayor seguridad. Un ejemplo de ello puede ser incluir los gastos o daños que pueden ocasionar las mascotas de la familia. 

Siempre hay que tener en cuenta que todas las modalidades tienen ciertas excepciones. Las más comunes en las compañías de seguro suelen estar asociadas a desastres naturales como: inundaciones, terremotos, huracanes, etc. Aunque todo está asociado a  un extras que se pueden incluir en la póliza que queremos asegurar. 

¿Qué suelen cubrir los seguros de hogar?

Aunque existen diferentes tipos de póliza, dependiendo de la entidad a la que acudamos, nos suelen dar las siguientes garantías:

  • Responsabilidad Civil: La compañía se hace responsable de los posibles daños que puede causar el cliente a terceras personas. Estas indemnizaciones tienen un límite que puede variar desde los 150.000 euros hasta los 750.000 euros. Esta cantidad dependerá de si hay lesiones cuyo pago será mayor. 
  • Defensa jurídica: Hace referencia a los gastos judiciales derivados de algún accidente o averías en el inmobiliario. En muchos casos, es posible que nos cubra gastos asociados a reclamaciones de multas. 
  • Daños en el contenido: Hace referencia a los muebles y equipamiento del inmueble. En este apartado, hay que fijarse en si en el contrato se refiere a contenido por su reposición o por el valor real. El primero, alude al coste que tiene un determinado bien para comprarlo de nuevo; en el segundo caso, el valor de tiene actualmente el bien que se ha ido depreciando con el tiempo. 
  • Daños en el continente: En este caso, nos cubre la vivienda con todos su materiales, es decir, las paredes, suelo, ventanas, etc. La aseguradora garantiza el pago de cualquier reparación por incendios, inundaciones o accidentes. Aún así, es conveniente saber que cubre porque siempre existen restricciones. 

Garantías que se pueden incluir en la póliza

  • Incendio, explosión y caída de rayos: Son todos aquellos gastos ocasionados sobre la extinción, demolición y desescombro si fuese necesario. En esta cobertura, también se pueden incluir los daños que pueden ocasionar las autoridades públicas. En lo relacionado a daños eléctricos, por una subida de tensión a causa de la caída de un rayo.  
  • Daños por Agua: Tiene que ver con todo lo que causado por roturas, atascos y filtraciones ya sean de viviendas superiores o contiguas. Están incluidos los gastos de localización y reparación de la tubería. En el caso, de que el agua afecte al contenido y no esté asegurado, se cubrirá únicamente la reparación y no la reposición de los bienes dañados.
  • Daños Eléctricos: Derivados de las subidas o bajadas de tensión e incluso por los cortocircuitos que pueden ocasionar averías en el contenido. Un ejemplo de daños que nos cubren pueden ser: electrodomésticos o aparatos eléctricos que se han echado a perder por alguna de las causas expuestas. 
  • Actos Vandálicos: Cubre daños que nos puedan ocasionar terceros que no sean el tomador, asegurado, familia o personas que viven en el domicilio asegurado. Un acto vandálico se refiere a aquellos daños que se hacen de forma malintencionada tanto en el contenido como continente de la vivienda. 
  • Robo y Hurto: Los daños pueden ser tanto dentro del inmobiliario como fuera de él. Todo ello dependerá del tipo de póliza que hayamos contratado y sobre las condiciones y bienes que cubra. 
  • Rotura de cristales, lunas, espejos y vitrocerámica: Quedan cubiertos: lunas, cristales, espejos, vidrieras, puertas, ventanas, claraboyas y tragaluces de la vivienda. Al mismo tiempo, cubren vitrocerámicas y placas de inducción.
  • Fenómenos Atmosféricos: Cubre todos los daños causados asociados con catástrofes naturales aunque en situaciones extraordinarias suele actuar el Consorcio de Compensación de Seguros. 

Una vez establecido lo anterior, es hora de escoger aquellos seguros que más nos aportan y seguridad nos establece:

  • Reale: En su modalidad “Vivienda Principal” nos aseguran una Responsabilidad Civil de hasta 300.000 euros con las siguientes características: 
    • Incendio.
    • Daños meteorológicos.
    • Daños eléctricos y Daños por agua.
    • Daños por robo y hurto.
    • Vandalismo.
    • Daños estéticos (azulejos, tarima etc.).
    • Pérdida de bienes refrigerados (alimentos, medicinas, etc.).
    • Servicio «Manitas».
    • Servihogar: Profesionales cualificados (fontaneros, electricistas, etc.).
    • Daños producidos a terceros (Responsabilidad Civil).
    • Protección jurídica, fianzas, etc.
    • Vivienda alternativa y gastos traslado de mobiliario, etc.  ante inhabitabilidad.
    • Avería y soporte de equipos informáticos.
    • Daños de equipaje.
  • Mapfre: En la modalidad “Hogar Familiar”, no incluyen garantías complementarias con el que podemos cubrir los alimentos que se hayan echado a perder en caso de un fallo en el suministro eléctrico o la sustitución de llaves o cerraduras. Además incluyen el desplazamiento temporal del mobiliario fuera de la vivienda asegurada. Por otro lado, encontraremos las siguientes garantías: 
    • Responsabilidad Civil Cubre 
    • Defensa Jurídica 
    • Servicio de Asistencia Informática 
    • Daños Materiales 
    • Atascos 
    • Robo, Hurto y Apropiación Indebida 
    • Servicio de Protección Digital Protección 
    • Asistencia urgente
    • Acceso a un equipo de profesionales propios para la vigilancia y protección urgente.
    • Reparaciones y reformas.
  • Axa: Esta compañía nos ofrece la llamada “FlexiConfort” destinada para aquellos usuarios que quieren elevar el cuidado sus vivienda. Contempla una amplia gama de garantías tanto básicas como extras. Además, al igual que en la variedad FlexiBásico, la compañía ofrece la opción del copago, con la que la prima del seguro se reduce si el cliente realiza un pago de 50 euros por gastos de gestión en el caso de declarar un siniestro. Las garantías que cubre esta póliza son las siguientes: 
    • Incendio, explosión y caída de rayo
    • Daños por agua u otros líquidos
    • Robo en la vivienda
    • Protección jurídica confort
    • Fenómenos atmosféricos, inundación, desbarre
    • Uso fraudulento de tarjetas de crédito
    • Hurto en el domicilio

Desde Atrapaseguros, le podemos concretar que el coste medio de una póliza suele estar en 300 euros al año, sobre viviendas que llegan a tener 120 metros cuadrados. Así, a menor tamaño de su vivienda, menor será la cuota a pagar. Por otro lado, el pago de estas, podrá ser: mensual, trimestral o anual. 

En todo caso, conviene tener claro qué queremos asegurar de nuestra vivienda y escoger aquella póliza que más se adapte a nuestros intereses.