¿Qué cubre un seguro de vida?

Hoy en día, uno de los productos más demandados de las compañías aseguradoras, son los seguros de vida. Esto se debe a que las coberturas que tiene este seguro, inevitablemente serán útiles en algún momento. Este seguro, es un elemento muy importante ya que, al contratarlo, se deja constancia de cubrir una serie de garantías económicas en caso de accidente o fallecimiento. Los mayores beneficiarios de este seguro serán los familiares, quienes se beneficiarán económicamente si ocurriese algún accidente al asegurado. Son varias las pólizas que cubre un seguro de vida. A continuación te contamos cuáles son los riesgos más comunes que cubren estos seguros.

 

RIESGOS QUE CUBRE UN SEGURO DE VIDA

En cuanto a las condiciones firmadas en la póliza del seguro, existen dos tipos de seguro de vida en función de los riesgos que cubra:

  • Riesgos principales: aquí se incluye, de forma exclusiva, el riesgo por fallecimiento del asegurado.
  • Riesgos adicionales: cubre otros riesgos como pueden ser los accidentes, enfermedades graves, incapacidad permanente o absoluta o el fallecimiento por causas especiales como por ejemplo accidentes de tráfico.

Como hemos mencionado anteriormente, en cuanto a los riesgos principales relacionados con la salud, las compañías aseguradoras cubren el fallecimiento de la persona asegurada. Por regla general, no existe exclusión alguna según la causa de fallecimiento. No obstante, deberás mirar las clausulas de exclusión para que no haya sorpresas. Existen algunas compañías de seguros que excluyen aquellas actividades que sean de riesgo, a excepción de los trabajos de riesgo. Además, las compañías se reservan el derecho a limitar de forma temporal la cobertura del seguro para evitar que algunas personas se aprovechen del mismo. Por ejemplo, para evitar que una persona contrate el seguro teniendo el deseo de suicidarse.

Como riesgos adicionales cubiertos por las compañías aseguradoras, podemos encontrar los siguientes:

  • Enfermedad grave: la póliza incluye una serie de enfermedades consideradas como graves. Estas serán las que cubra el seguro de vida como riesgo adicional al fallecimiento. No obstante, si la persona asegurada tiene una determinada edad, la compañía puede no cubrir esta póliza. Esto se debe a que las personas mayores tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades.
  • Incapacidad o fallecimiento provocado por un accidente: esta podría decirse que es una cobertura extra que se aplica a la de los riesgos principales. Esto se debe a que si por ejemplo, una persona fallece por un accidente de tráfico, la familia podrá recibir una retribución mucho mayor que si la persona fallece por enfermedad.
  • Incapacidad temporal o permanente: se incluye todo lo relacionado con el ámbito laboral y personal. Ya sea accidente en el propio lugar de trabajo o enfermedad personal. Si un accidente laboral te impide seguir realizando tu trabajo de manera regular y con total normalidad, esta es tu cobertura.

 

¿QUÉ GARANTÍAS TE PROPORCIONA UN SEGURO DE VIDA?

La estructura relacionada con los seguros de vida, podría clasificarse de la siguiente manera:

  • Cobertura de fallecimiento por cualquier causa:  250.000 euros (contando con un año de carencia por suicidio y excluyendo la muerte por actividades no laborales de riesgo.
  • Cobertura por incapacidad permanente absoluta por cualquier causa: 250.000 euros
  • Garantías adicionales:

Enfermedad grave: 250.000 euros.

Incapacidad temporal por accidente: 1.500 euros/mes.

Incapacidad permanente absoluta por accidente: 250.000 euros adicionales a la garantía de incapacidad permanente absoluta por cualquier causa.

Fallecimiento por accidente de tráfico: 250.000 euros adicionales a la garantía de incapacidad permanente absoluta por cualquier causa.

Por lo tanto, el seguro de vida es uno de los seguros más importantes, para que las personas que lo contratan cuentes con una tranquilidad extra. Esto les permitirá no dejar solos en el plano económico a sus familiares, si algún día les ocurriese algo. Es conveniente cubrir estos riesgos, ya sean posibles enfermedades o el fallecimiento de la persona.