Seguros de Hogar

¿QUÉ ES UN SEGURO DE HOGAR?

Un seguro de hogar es un producto destinado a cubrir los daños que puede sufrir una vivienda. El seguro de hogar cubre desde incendios, inundaciones, robos en el hogar y posibles accidentes domésticos. En España este seguro de hogar completo no es obligatorio, pero sí lo es el seguro contra incendios.

 

¿QUÉ DAÑOS CUBRE UN SEGURO DE HOGAR?

Dentro del seguro del hogar podríamos distinguir cuatro tipos de cobertura: – Daños en el continente: engloba varios aspectos generales de la vivienda: suelos, paredes, ventanas, techo, etc. La cobertura de daños en el continente va a variar en función de la cantidad que pagues por él. – Daños en el contenido: engloba los muebles, utensilios y equipaento general de la vivienda. En ocasiones los daños ocasionados se aseguran con el valor de la compra de los nuevos elementos, y otras veces el seguro paga al cliente el valor del elemento defectuoso teniendo en cuenta su tiempo de uso.

 

Responsabilidad civil: cubre los daños ocasionados a terceros en caso de que hubiese algún tipo de accidente en la vivienda, como goteras, inundaciones, explosiones de gas, etc.

Defensa jurídica: se utiliza para cubrir los gastos judiciales en caso de tener que afrontar un juicio por averías en la vivienda.

 

TIPOS DE SEGUROS DE HOGAR

Según el tipo de vivienda y el use que se le de, existen diferentes seguros de hogar:

 

Vivienda habitual: podrás disfrutar de las coberturas más esenciales, las que te pueden apurar tu día a día. Además incluye coberturas más especificas, que requieren de menos urgencia, pero que son cotidianas en el hogar (electrodomésticos, muebles, etc.).

Segunda vivienda: coberturas por robo, intrusión, daños ocasionados por inundaciones, etc.

Viviendas de alquiler: este seguro engloba tanto a arrendatarios como a arrendadorres. Si eres inquilino o propietario de una vivienda en alquiler, este es tu seguro.

 

 

Para los arrendatarios, este seguro les permite disfrutar de tranquilidad económica en caso de siniestro de la vivienda alquilada, o daños ocasionados por el inquilino. En caso de que seas inquilino, con el seguro de viviendas en alquiler podrás tener aseguradas todas tus pertenencias dentro de la vivienda.

 

¿CUÁNTO CUESTA UN SEGURO DE HOGAR?

Por regla general, los seguros de hogar suelen rondar los 250 euros en una vivienda de unos 100 metros cuadrados. El valor de tu seguro va a auentar o disminuir en función de los metros cuadrados que tenga tu casa. El precio también va a variar dependiendo los servicios que contrates en tu seguro. El pago del seguro de hogar se puede realizar de manera mensual, trimestral o anual. Además, hay determinadas aseguradoras que te permiten hacer el pago total de tu póliza de seguro en uno solo, vinculándolo a la hipoteca de tu vivienda. Se trata del seguro PUF (Prima Única Financiada), te permite liquidar el coste toal de tu seguro por varios años en un solo pago y a cambio, tendrás una financiación completa de la hipoteca de tu vivienda. No obstante, los intereses que se pagan son muy altos y esto hace que al final la hipoteca sea más cara.

 

¿QUÉ ES UN INFRASEGURO? ¿Y UN SOBRESEGURO?

Un infraseguro es aquel seguro -en este caso de hogar- en el que el valor del contenido y el continente asgeurados es inferior al valor real. Esto se traduce en que en caso de siniestro o de daños mayores en la vivienda, el seguro nunca te va a cubrir el total de tus gastos. La compesación que recibirás, será proporcional al valor por el que contrates tu seguro. Un sobreseguro es aquel en el que el valor del contenido y el continente asegurados es superior al valor real. Esto se traduce en pagar una prima mayor que la que debería pagar por un seguro completo de hogar, pero obteniendo las mismas prestaciones.

 

¿CUBRE EL SEGURO DE HOGAR LOS DAÑOS A TERCEROS?

La respuesta es sí. Un seguro a terceros cubre la responsabilidad civil o daños a terceros. La cobertura de responsabilidad civil es una de las ás utilizadas, puesto que los actos en los que el titular de la vivienda o las personas que ahí vivan, provoquen daños a terceros, se producen de anera muy recurrente. Esta cobertura no solo implica los daños que se puedan hacer a los vecinos. Por ejemplo, si se te cae algo por la venta y eso le cae a un peatón que está pasando por la calle y le produce algún daño, también tendrás responsabilidad civil. Esto te permitirá no tener que hacer frente a gastos de indemnización por los daños ocasionados. Cuanto mayor sea la cuantía que pagues por la poliza de daños a terceros, mayor será el importe de indemnización que te cubre. Si por el contrario, decides ajustar demasiado la cuantía del seguro, posiblemente tengas que hacer frente a pagos indeseados en caso de daños a terceros. A veces las pólizas baratas, acaban saliendo caras.