Seguros de Salud

¿QUÉ ES UN SEGURO DE SALUD Y QUÉ CUBRE?

Cuando una aseguradora se hace cargo de tus gastos médicos es porque has contratado un seguro de salud con esta; es decir, un contrato que firmas con una aseguradora por el que pagando una cuota al mes o al año te cubrirá los gastos médicos que puedan surgir. Pero no en todos los casos, sino únicamente en las enfermedades o tratamientos e incluso incapacidades que cubran la póliza contratada.

Esto quiere decir que en función a lo contratado así te cubrirá, normalmente suele ser como todo, cuanto más pagues mayores serán las coberturas y las atenciones; aunque también depende de la compañía. Aún así casos como el embarazo, el parto, la hospitalización inmediata, las urgencias domiciliarias y ambulatorias o las asistencias sanitarias en accidentes de tráfico suelen cubrirlas la mayoría de las compañías aseguradoras siempre y cuando estén dentro de su cuadro médico. Y os preguntaréis ¿qué es el cuadro médico? Se trata de un cuadro que pone cada aseguradora a disposición del asegurado en el que se muestra todos los profesionales así como centros a los que deberás acudir en caso de necesitarlo. Has de saber que si por el motivo que sea no acudes a uno de los centros adjuntos la aseguradora no se hará cargo de ningún gasto.

 

¿QUÉ TIPOS DE SEGUROS DE SALUD PODEMOS ENCONTRARNOS?

Podemos encontrarnos con cuatro tipos diferentes de seguros de salud:

 

  • Seguros de reembolso. El asegurado pagará todos los gastos médicos que luego la aseguradora reembolsará entre el 80% al 100% del importe total.
  • Seguros de cuadro médico. Con este tipo de seguro de salud el asegurado tiene la oportunidad de elegir entre los centros y especialistas que se ofrece en el cuadro médico (explicado más arriba) sin coste alguno.
  • Seguros mixtos. Con los seguros mixtos el asegurador tiene la oportunidad de elegir centro pero también tiene que pagar los gastos médicos, gastos que luego la aseguradora le reembolsará. Es decir que mezcla los seguros de cuadro médico y los seguros de reembolso.
  • Seguros de subsidio. Estos seguros permiten que el asegurado reciba un subsidio en el caso que se encuentre de baja laboral por enfermedad.

 

VENTAJAS DEL SEGURO DE SALUD

El seguro de salud tiene una serie de ventajas para aquellas personas que lo contraten, ventajas como pueden ser recibir una atención más rápida en las salas de urgencias, tener la opción de elegir al médico por el que quieres ser atendido con la única premisa que debe ser uno que figure dentro del cuadro médico; mayor privacidad en las habitaciones e incluso la ventaja de no tener que esperar ninguna lista de espera para pasar consulta por lo que esta es más inmediata.

 

CONDICIONES PARA CONTRATAR UN SEGURO DE SALUD

Para poder acceder a un seguro de salud las aseguradoras establecen una serie de requisitos que tienen en cuenta cuando una persona quiere adquirir uno. Las condiciones que establecen suelen ser las siguientes:

  1. En primer lugar las aseguradoras suelen establecer un límite máximo de edad para la persona que quiere adquirir el seguro. Cuanto más mayor seas mayor será también la prima puesto que el riesgo que asumen es mayor. Con la prima me refiero al dinero que tienes que pagar a dicha aseguradora por sus servicios.
  2. El tiempo que hay entre que das de alta la póliza y esta es efectiva es decir, el período de carencia también suelen tenerlo muy en cuenta.
  3. La prima, de la que hemos hablado más arriba, es otra de las condiciones que varía en función a la edad del asegurado. Y no solo en función a la edad, sino también en función a la provincia en la que viva dicha persona.
  4. Que se contrate un seguro con copago, es decir que se abone un importe adicional por utilizar determinados servicios sanitarios.
  5. Si pagas anualmente tu póliza la aseguradora podría ofrecerte un mayor descuento en la prima. Al contrario que si la pagas mensualmente, que el descuento será menor o puede que ni tengas descuento.

 

Por otro lado, algo que debes tener en cuenta a la hora de hacerte un seguro de salud es que hay diferentes enfermedades patológicas cuyos gastos no cubren las aseguradoras porque consideran que estas enfermedades ya existían antes de formalizar el contrato.

Es por ello que puede que te pidan un examen médico para considerar y estudiar tu caso. De esta forma ven el nivel de riesgo que conlleva el asegurarte.

Así pues es conveniente que busques y compares las condiciones que ofrecen diferentes aseguradoras para ello los comparadores de seguro son una buena opción.